Plataforma de Sostenibilidad Integral Agroalimentaria - Redsostal
Fotos guisantes
Foto Cajas
Foto Masa
Rotación cabecera
Foto Quesos
Jamón
Vino
Barriles

La sostenibilidad en las granjas, una prioridad para Leche Gaza

 06/06/2017

La sostenibilidad dentro de las granjas es una de las prioridades de Leche Gaza. Lejos de conformarnos con cumplir la normativa vigente y con los acuerdos firmados en el protocolo de Kioto, desde nuestra empresa pretendemos que el balance energético tienda a cero y que el hábitat de las vacas entre en armonía con el entorno, el espacio natural castellano y leonés en el que se encuentran nuestras 80 explotaciones.

En ese sentido, garantizamos la máxima confianza y trabajamos para asegurar la calidad que ofrecemos en nuestra leche, la primera con certificado en granja. Desde esta premisa, en Gaza basamos nuestra labor en tres pilares: el bienestar animal, la seguridad alimentaria y el respeto al medio ambiente.

El primer paso para ello es contar con naves amplias, escrupulosamente limpias y bien ventiladas, donde las vacas puedan vivir en unas condiciones óptimas para su desarrollo. También nos fijamos en la orientación de las mismas, para que estén lo suficientemente iluminadas. La exposición a los rayos del sol facilita la absorción de vitamina C.

Asimismo, contamos con cepillos rascadores para las vacas, un área de recién nacidos y un hilo de fondo con música clásica en las naves para generar un ambiente de tranquilidad que favorece a los animales. Además, en aras de obtener una limpieza idónea, contamos con un sistema de arrastre y unas fosas sépticas a las que va a parar el estiércol que más tarde se utiliza como abono.

Todo ello va acompañado por el estricto control sanitario al que sometemos a las vacas. No solo a nivel interno, sino también con auditores externos que permiten un análisis objetivo de la situación de cada animal. Dependiendo del tipo de examen, este puede ser diario, semanal o mensual, pero todos se realizan de un modo riguroso y comprobable.

Ligado a este afán por vigilar la salud de las vacas, cada uno de los ejemplares de todas las granjas porta un collar de radiofrecuencia que permite a nuestros ganaderos un control individual de la situación de los animales.

Gracias a esto y a una sala de ordeño moderna que nada tiene que ver con el método manual que se practicaba hace años, es posible conocer la temperatura de la leche, saber los pasos que da cada vaca y detectar si el animal padece de estrés. En el caso de que se halle alguna anomalía, se procede a retirar la leche.

Leche Gaza

Por otro lado, también se practica un control sanitario de las pezuñas de las vacas, una de las partes del cuerpo más delicadas del animal. Su cuidado permite prevenir la artrosis, común si se baja la guardia con este trabajo diario.

En cuanto al tratamiento de la leche, el objetivo diario es lograr que la calidad sea lo más alta posible y que no exista ninguna posibilidad de que el consumidor reciba un producto de un nivel inferior a los estándares manejados por Gaza.

Por ello, ya en la propia granja se baja la temperatura de la leche e 38 a 4º, se vacían lo tanques y se extrae una muestra a la que se le practican unos primeros análisis para controlar la temperatura, el grado de acidez y si se han acumulado restos de algún medicamento administrado a los animales.

De este modo, se puede concluir que las vacas de Leche Gaza son ejemplares sanos, muy controlados y bien cuidados en las granjas, lo que permite que la calidad del producto final sea mayor.

No obstante, todo el proceso previamente narrado debe ir acompañado además por otro pilar básico para el desarrollo de las vacas y para el resultado de la propia leche: la alimentación que reciben.

En este ámbito, nuestras granjas destacan por generar el 100% de la alimentación que reciben las vacas de forma natural. Esto quiere decir que el forraje, el heno y los cereales que consumen los animales son de procedencia conocida y permiten que la dieta esté perfectamente bajo control.

Así las cosas, las vacas consumen un alimento completamente vegetariano, controlado y constante, dentro de comederos individuales y vigiladas por los responsables de la granja, que consiguen que cada uno de los ejemplares coma lo adecuado para su correcto desarrollo.

En resumen, podemos concluir que las explotaciones ganaderas de Leche Gaza hacen un esfuerzo extraordinario por vincular la calidad con la sostenibilidad de su producción, una máxima que nuestros propios socios convierten en una obligación y que nos permite tener un valor añadido dentro de un contexto natural y en un ambiente apropiado para la vida de los animales.

<< volver