Plataforma de Sostenibilidad Integral Agroalimentaria - Redsostal
Fotos guisantes
Foto Cajas
Foto Masa
Rotación cabecera
Foto Quesos
Jamón
Vino
Barriles

La marca de agua mineral Lanjarón alcanza la sostenibilidad en el reciclado

 20/09/2018

Redsostal.

Danone basa toda su actividad en el compromiso con la salud, un vínculo histórico que data desde los inicios de la compañía en 1919. Con el tiempo y diferentes esfuerzos, se ha trabajado para que todo el porfolio de productos de la compañía esté alineado con la misión de aportar salud a las personas a través de la alimentación.

Dicho compromiso siempre se ha entendido como un doble proyecto social, con un fuerte componente en materia de sostenibilidad. De esta forma, la apuesta de Danone por la salud de las personas es indivisible a la salud del planeta. Bajo la firma  “One Planet, One Health” (Un planeta, una salud), la compañía estructura toda su actividad y marca sus objetivos de futuro. En 2015, Danone presentó en el COP 21 de París su objetivo de política climática en dos fases: reducción de emisiones en un 50% en 2030 y 0 emisiones netas en 2050.

Otro de sus esfuerzos presentes y futuros es la preservación de los entornos en los que opera, con medidas como la sensibilización de los agentes, vigilancia medioambiental, perímetros de seguridad o la protección del subsuelo. En el caso de la división de Aguas Danone es una medida imprescindible para garantizar la pureza y calidad del agua mineral natural que llega directa a sus consumidores. Los valores de la compañía se materializan a través de sus marcas, y buen ejemplo de ello Lanjarón, cuyo compromiso con el medio ambiente forma parte de su ADN.

El motivo es su fuerte vínculo con su origen, pues el agua mineral natural de Lanjarón nace en el Parque Nacional y Natural de Sierra Nevada, Granada, declarado reserva de la Biosfera por la UNESCO en 1986. La marca, además de ser orgullo y motor de la región, también ha contribuido desde siempre a la protección del entorno y el fomento de la protección del medio ambiente.

El último hito es el ‘Proyecto Lanjarón’, la iniciativa con la que la compañía lleva a cabo sus diferentes acciones vinculadas al respeto y cuidado de la naturaleza. Dicho proyecto está abanderado por la icónica botella roja, fabricada en un 100% por plástico reciclado (r-PET) y cuyos beneficios se destinan de manera íntegra a causas medioambientales. Se trata de una botella-manifiesto con el que la marca quería lanzar un mensaje muy claro: la sostenibilidad no era incompatible ni con la calidad ni con los objetivos de la empresa.

Un paso de gigante para una marca que, con esfuerzo y compromiso, ha apostado por la sostenibilidad desde hace años con hitos como ser la primera marca española que dio el salto del PVC al PET en los materiales de sus botellas. Además, en 2010 se introdujo un 20% de PET de origen vegetal, también denominado BIOMEG, en la garrafa de 6,25l, y, desde 2016, la misma garrafa ya cuenta con un 65% de BIOMEG en su composición.

Por último, cabe destacar una de las mayores prioridades de la compañía: la apuesta por la economía circular. La botella fabricada en un 100% por r-PET ya da pistas sobre ello, y es que la clave reside en una buena gestión de los materiales que se ponen en circulación, con el fin de reaprovecharlos en la mayor medida posible como nuevos envases o materiales. Con esta idea como punto de partida Aguas Danone puso en marcha el proyecto RENUEVA, en colaboración con Fundación Trinijove y Ecoembes; un nuevo modelo social en el marco de la economía circular para el reciclaje de los envases de sus aguas, ayudando a darles una segunda vida, con formación y trabajo para personas en riesgo de exclusión social. Como verbalizó el actual CEO de la compañía Emmanuel Faber en 2017: “cada vez que comemos y bebemos, elegimos el mundo que queremos”.

<< volver