Plataforma de Sostenibilidad Integral Agroalimentaria - Redsostal
Fotos guisantes
Foto Cajas
Foto Masa
Rotación cabecera
Foto Quesos
Jamón
Vino
Barriles

Está viendo:

Lidl considera prioritaria una relación cercana, transparente y estable con sus proveedores

 09/02/2018
Michaela Reischl

A medio camino entre el ‘hard-discount’ y el supermercado tradicional, el modelo de negocio de Lidl conjuga precio y calidad. Bajo el lema “Comprometidos con el mañana” también realiza actividades con el fin de respetar a empleados, cuidar el planeta y promover una alimentación saludable entre los clientes. Hoy nos centramos en las relaciones de la empresa con proveedores y productores.

REDSOSTAL: ¿Cómo enfocan las relaciones con los proveedores y productores?

Michaela Reischl: Lidl considera prioritaria una relación cercana, transparente y estable con sus proveedores para poder lograr su objetivo de máxima calidad al mejor precio.

Por eso, la confianza y la corresponsabilidad son pilares fundamentales. En este sentido, Lidl está adscrito al proyecto internacional ‘Supply Chain Initiative’, un acuerdo que tiene como fin garantizar las prácticas comerciales justas en todos los eslabones de la cadena de suministro.

R: ¿Cómo se promueven las relaciones estables y a largo plazo con los productores?

M.R.: Lidl apuesta por proveedores nacionales que suministran el 70% del surtido en las tiendas españolas. Además, gracias a la dimensión internacional de Lidl, muchos proveedores locales han podido crecer y comercializar sus productos, no solo en los establecimientos de Lidl en España, sino también a través de la red internacional. Así los proveedores locales tienen un aliado de confianza que, si cumplen con los requisitos estrictos de calidad, les permite crecer, exportar y tener una relación comercial estable y a largo plazo.

logo lidl

R: ¿Llevan a cabo medidas para dar prioridad a aquellos proveedores que son más responsables y sostenibles?

M.R.: Las buenas prácticas y estándares de sostenibilidad son requisitos fundamentales para poder ser proveedor de Lidl a largo plazo. Por ejemplo, exigimos que todos nuestros proveedores de fruta y verdura tengan el certificado de Global GAP. Este sello certifica, entre otras cosas, la inocuidad alimentaria, la trazabilidad y la salud, seguridad y bienestar del trabajador. Además, ya estamos trabajando para ampliar a la certificación Global GRASP, un programa que va más allá en los estándares de exigencia en materia de buenas prácticas agrícolas y amplía el ámbito a las condiciones laborales y sociales de los trabajadores. Otro muy buen ejemplo de cocreación de valor compartido con nuestros proveedores ha sido el proyecto que nos ha llevado a eliminar las jaulas en el proceso de producción de los huevos frescos. Gracias al compromiso conjunto con nuestros proveedores de huevos frescos, desde el 1 de enero de 2018 Lidl ya no vende huevos de gallinas enjauladas en ninguna tienda de España. Para garantizar este compromiso, hemos querido certificar las condiciones de cría de las gallinas ponedoras con el sello de Bienestar Animal de AENOR. Reconozco que exigimos mucho a nuestros proveedores, pero a cambio les apoyamos, crecen gracias a nosotros y les garantizamos una relación comercial justa, estable y a largo plazo. Hay varios casos de proveedores nuestros que empezaron como pequeños proveedores locales, suministrando solo para algunas tiendas y que han llegado a exportar su producto a nuestras 10.000 tiendas en 30 países del mundo. La sostenibilidad es fundamental, pero el esfuerzo se premia a largo plazo.

R: ¿Cómo se intenta reducir el desperdicio alimentario? 

M.R.: Lidl está muy sensibilizado con la sostenibilidad de la cadena alimentaria y por este motivo dedica un importante esfuerzo a asegurar una gestión sostenible de los recursos alimentarios a lo largo de toda la cadena de suministro, integrando en su actividad diaria diversas medidas, la mayoría de ellas enfocadas en la prevención del desperdicio:

-          La realización de suministros optimizados, asignando a cada tienda la cantidad de producto que se prevé acabar vendiendo.

-          La aplicación de descuentos de un 30% en artículos con una fecha de caducidad/consumo próxima a expirar.

-          La donación a los bancos de alimentos y ONGs nacionales y locales de aquellos productos que, a pesar de no poder venderse, sí pueden ser consumidos.

-          EL desarrollo de proyectos para el aprovechamiento de alimentos que no pueden ser consumidos, como por ejemplo, el reprocesado de las mermas de pan fresco para convertirlas en pienso para alimentación animal.

En paralelo, Lidl también participa en diferentes proyectos e iniciativas que tienen como objeto reducir al máximo el desperdicio de los alimentos, como es por ejemplo el programa de "La Alimentación No tiene desperdicio, aprovéchala "de AECOC.

<< volver