Plataforma de Sostenibilidad Integral Agroalimentaria - Redsostal
Fotos guisantes
Foto Cajas
Foto Masa
Rotación cabecera
Foto Quesos
Jamón
Vino
Barriles

Está viendo:

'El arma más poderosa de los agricultores de la UE es la calidad'

 21/10/2017
Francisco Javier Maté Caballero

Redsostal.- Desde su punto de vista, ¿qué puede significar sostenibilidad para los operadores y empresas amparadas en una DOP o una IGP?

Francisco Javier Maté.- Actualmente, las exigencias del mercado son numerosas y crecientes. Dando por sentado el cumplimiento de los requisitos básicos de higiene y salubridad de los alimentos, los consumidores están cada vez más pendientes del papel de la agricultura en la sostenibilidad, el cambio climático y el suministro alimentario mundial, la calidad, la biodiversidad, el bienestar de los animales y la escasez de agua. Además como principal usuaria de la tierra, la agricultura es un factor clave en la ordenación territorial de las regiones y de los paisajes.

En este escenario, las figuras de calidad diferenciada se erigen como un elemento clave para el desarrollo y sostenibilidad de los tejidos rurales. La comercialización de productos que deben su especificidad al vínculo con el medio geográfico en el que se producen puede resultar muy beneficiosa, especialmente para las zonas menos favorecidas y más apartadas, o en aquellas especialmente protegidas medioambientalmente, al poder contribuir a la mejora de la renta de los agricultores y al asentamiento de la población rural, favoreciendo la sostenibilidad económica, social y medioambiental en esas zonas.

R.- Las empresas y operadores económicos amparados por una DOP, IGP o una ETG son un claro ejemplo de sostenibilidad integral, ¿considera que son conscientes de la oportunidad que significa para ellos?

F.J.M.- Los agricultores de la UE deberán aprovechar la oportunidad de revertir las nuevas exigencias de los consumidores en su propio beneficio, produciendo lo que éstos demandan y por los que están dispuestos a pagar más, pero distinguiendo sus productos de los convencionales existentes en el mercado y obteniendo ingresos extraordinarios como resultado de ese proceso. La sostenibilidad es un elemento importante de diferenciación.

Así, el número de figuras de calidad diferenciada no ha dejado de crecer en los últimos años. Por ejemplo, las DOPs e IGPs de productos agroalimentarios han pasado de 88 en el año 2000 a 191 en el año 2015, mientras que el número de DOPs e IGPs vitivinícolas ha aumentado de 96 a 131. Por su parte, en la actualidad, el número de Indicaciones Geográficas en Bebidas Espirituosas es de 19, frente a las 10 que existían en el año 2001. En la UE hay registradas DOP/IGP de productos agroalimentarios 1.328, de vinos 1.567 y de Bebidas Espirituosas 245.

R.- ¿Qué tipo de acciones desarrollan los Consejos Reguladores y Entidades de Gestión de DOP o IGP para promover la sostenibilidad en todas sus vertientes, económica, social y medioambiental?

F.J.M.- Varias Comunidades Autónomas han desarrollado leyes de ordenación vitivinícola que establecen, como una de las funciones de los Consejos Reguladores, el velar por el desarrollo sostenible de la zona de producción. A tal fin, se controla la producción, la procedencia, la elaboración y la comercialización de los productos amparados, además de establecer para cada campaña las especificidades coyunturales de producción o transformación.

Entre estas actividades destacamos el desarrollo de proyectos de I+D+i en colaboración con universidades y centros de investigación, o actuaciones en materia de información y promoción de sus modelos de producción sostenibles. Por citar  ejemplos concretos, la Conferencia Española de Consejos Reguladores Vitivinícolas (CECRV) ha puesto en marcha la iniciativa Movimiento Vino D.O. al que ya se han sumado 54 DOP, además de contar con rutas del vino de España, actividad esta, el enoturismo, cada vez más importante en la divulgación de la cultura del vino. Y uno de los valores incluidos en su manifiesto es el aspecto medioambiental.

En cuanto a las DOPs e IGPs de productos agroalimentarios, la asociación Origen-España va a desarrollar, entre 2017 y 2019, un Proyecto de información y promoción de los sellos europeos de calidad diferenciada (DOP e IGP) en productos agroalimentarios nacionales, cofinanciado por la Unión Europea y titulado “Historias en tu mesa”, que destacará, como mensajes principales, los valores asociados a estos productos con origen único, con información sobre su procedencia y elaboración, biodiversidad, desarrollo sostenible, aprovechamiento sostenible de los recursos de las zonas de origen y sus cualidades organolépticas.

R.- ¿Qué efectos positivos puede tener pertenecer a una denominación de origen protegida que promociona el concepto de sostenibilidad?

F.J.M.- Además del beneficio claro para el entorno rural en que los operadores desarrollan sus actividades, la promoción del concepto de sostenibilidad medioambiental, social y económica supone un incremento del valor, y el reconocimiento y apreciación de los esquemas europeos de calidad diferenciada DOP e IGP entre los consumidores.

Un instrumento muy interesante es el de los programas de información y promoción de productos agrícolas en el mercado interior europeo y en los terceros países, cofinanciados por la Unión Europea. En la convocatoria del pasado año, la Comisión ha seleccionado 60 proyectos a los que destinará hasta 94 millones de euros. De ellos, 6 son proyectos españoles, estando 3 relacionados con las figuras de calidad diferenciada: el proyecto “Historias en tu mesa” ya citado, el Programa sobre las DOP Aceite del Bajo Aragón, Aceite Sierra del Moncayo, Cebollas Fuentes de Ebro y Melocotón de Calanda, y un tercero sobre la DOP Guijuelo, a desarrollar entre 2017 y 2019.

R.- ¿Considera que la sostenibilidad puede ser un hecho diferencial para las figuras de calidad y las empresas y operadores económicos a ellas adheridas? ¿Cómo podrían sacarle partido?

F.J.M.- Por supuesto. A medida que va extendiéndose el proceso de globalización, aumenta la presión que ejercen sobre los agricultores de la UE los productos de los países emergentes obtenidos con bajos costes. Cada vez es mayor la competencia en lo que respecta tanto a las materias primas agrícolas como a los productos con valor añadido. Ante esos nuevos retos comerciales, el arma más poderosa de los agricultores de la UE es la calidad: ahí radica nuestra gran ventaja, habida cuenta del elevado nivel de seguridad que la legislación comunitaria garantiza a lo largo de toda la cadena alimentaria.

El concepto de calidad está relacionado con la satisfacción de las expectativas de los consumidores, y el mejor conocimiento de las cualidades de los productos agrícolas amparados por DOP o IGP, como son los métodos y los lugares de cultivo o cría, ligado a sus particularidades organolépticas que los convierten en “delicatessen”, puede incidir de manera muy significativa en la elección de compra. Por lo tanto, una de las maneras de sacar partido a ese plus de calidad, que incluye la sostenibilidad, pasa por un conocimiento más profundo por parte de los consumidores de lo que hay detrás de un sello de calidad diferenciada.

La apreciación de la calidad de estos productos no sólo se ciñe a su vínculo geográfica y su tradición, no reñida con la innovación, sino que también cubre aspectos como el cumplimiento de normas más exigentes que las obligatorias y básicas en materia de protección medioambiental, normas nacionales de calidad de los alimentos, así como un incremento del control con sus costes derivados.

Por su parte, el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, consciente de la creciente importancia de las DOPs, IGPs y ETGs, con un valor económico que en el año 2015 superó los 5.400 millones de euros, ha constituido a primeros de este año el Foro de Participación Sectorial de la Calidad Diferenciada, como punto de encuentro entre los representantes de los productores, la industria, la distribución, los consumidores y las Administraciones públicas, es decir toda la cadena alimentaria sectorial, siguiendo uno los compromisos de la Ministra para esta legislatura. Una de las conclusiones de la primera reunión del Foro en enero 2017 ha sido la elaboración de una Estrategia nacional para la mejora de la calidad diferenciada, cuyos trabajos preliminares ya han comenzado.

<< volver