Plataforma de Sostenibilidad Integral Agroalimentaria - Redsostal
Fotos guisantes
Foto Cajas
Foto Masa
Rotación cabecera
Foto Quesos
Jamón
Vino
Barriles

Está viendo:

España, el país europeo con mayor riesgo de desertificación

Publicado: 14/06/2018

Redsostal. 

La desertificación es la degradación de la tierra en las zonas áridas, semiáridas y subhúmedas, causado fundamentalmente por la actividad humana y las variaciones climáticas. Cada 17 de junio se celebra el Día Mundial de la Lucha contra la Desertificación y la Sequía para concienciar sobre esta problemática que afecta a 169 países del mundo.

Uno de los principales factores que desencadenan esta situación es la elevada explotación que existe sobre los recursos hídricos y la reducción de los mismos a causa del cambio climático. Ambos elementos están conduciendo a una situación de colapso hídrico en una buena parte del territorio español y al avance de la desertificación. El cambio climático ya está reduciendo considerablemente la disponibilidad de agua en los ríos y acuíferos.

Esta desertificación puede conducir en gran medida  a la reducción de la producción de alimentos, a la infertilidad del suelo, a una disminución de la capacidad de adaptación natural de la tierra y de la capacidad de almacenar carbono.

Las investigaciones indican que hasta el 44% de España corre un riesgo de erosión del suelo, y más de dos terceras partes del territorio español pertenece a las categorías de áreas áridas, semiáridas y subhúmedas secas en situación de riesgo. Siendo las zonas en territorio español más expuestas a este proceso: la agricultura intensiva del sureste peninsular, los nuevos olivares en el valle del Guadalquivir, las dehesas extremeñas, algunas áreas de la Islas Canarias y la salinización en el Valle del Ebro.

La desertificación genera la pérdida de capacidad productiva de las tierras. En el planeta, 23 hectáreas de tierra cultivable por minuto quedan degradadas.

La seguridad alimentaria corre peligro. Si bien la afirmación no es novedosa, es importante recordar que en el mundo más de 800 millones de personas, o una de cada nueve, padecen hambre. Y de la manera en la que se cuiden los suelos para cultivar alimentos y de cómo se frene el efecto de la desertificación dependerá que esa situación se revierta.

Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la economía global perderá 23 billones de dólares hasta el año 2050 por la degradación de las tierras, un fenómeno agravado por el cambio climático.

<< volver