Plataforma de Sostenibilidad Integral Agroalimentaria - Redsostal
Fotos guisantes
Foto Cajas
Foto Masa
Rotación cabecera
Foto Quesos
Jamón
Vino
Barriles

Está viendo:

Las bebidas refrescantes y su compromiso con el agua

 06/02/2018

Ana Escudero. Secretaria general de la Asociación de Bebidas Refrescantes

El agua es un bien básico para la vida. La historia de la humanidad está íntimamente unida a la disponibilidad de este recurso, uno de los más preciados y también de los más escasos. En la actualidad, en muchas zonas los recursos hídricos se están viendo afectados por dificultades en su gestión y por la sequía, agudizada por el cambio climático. Esto nos debe hacer reflexionar.

Las empresas de bebidas refrescantes lo tienen muy claro. Nuestro sector es plenamente consciente de la importancia de la conservación del medio ambiente y del agua en particular. Lo llevamos haciendo muchos años, por lo que estamos a la vanguardia como sector comprometido con el entorno. Prueba de ello es que se ha reducido un 17% el consumo de agua desde 2010 a 2016, y seguimos avanzando para alcanzar una reducción del 20% para el 2020. Éste es uno de los compromisos medioambientales del conjunto del sector, de los que hacemos seguimiento, con la colaboración de SEO/ BirdLife y PwC.

Si bien los grandes consumos de agua corresponden al sector agrario -los regadíos utilizan más del 70%- la escasez y el deterioro de su calidad es un tema preocupante, por lo que hacer un uso responsable debe ser una exigencia para todos. Desde pequeños gestos como cerrar el grifo hasta las acciones de responsabilidad de las empresas. Las buenas prácticas de nuestro sector son un buen ejemplo.

En las bebidas refrescantes, el agua es el principal ingrediente. También es básico para el cultivo de cítricos, azúcar y otros suministros agrícolas que se utilizan en la elaboración de los distintos refrescos. Además, se utiliza en los procesos de fabricación, para la limpieza de instalaciones y en el lavado y enguaje de los envases, y en general, para cumplir con los estrictos requisitos de higiene y seguridad alimentaria.

 

Hemos llegado a unos niveles muy eficientes en todos estos procesos. Consumimos menos de 2 litros de agua por litro de refresco producido, por lo que estamos muy por debajo de otros sectores de alimentación. Algo especialmente significativo, teniendo en cuenta que una gran parte se emplea como materia prima esencial del propio producto.

Son muchos los ejemplos de las buenas prácticas del sector de bebidas refrescantes que podemos enumerar. Instalación de contadores para control de consumos, sensores para la optimización del uso de agua, mejoras en el proceso de lavado de envases, instalación de sistemas de recogida de agua de lluvia, reutilización de agua en procesos de ósmosis y lavado y enjuague de envases. Todas éstas y otras muchas mejoras contribuyen a optimizar el uso del agua en los procesos de fabricación. Las empresas también colaboran en protección de las cuencas hidrográficas locales, tratamiento de aguas residuales, proyectos de reforestación, protección de acuíferos, revitalización de ríos, etc.

Somos un sector comprometido con el uso racional del agua y seguimos avanzamos en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU para el 2030.

<< volver