Plataforma de Sostenibilidad Integral Agroalimentaria - Redsostal
Fotos guisantes
Foto Cajas
Foto Masa
Rotación cabecera
Foto Quesos
Jamón
Vino
Barriles

La biodiversidad y el viñedo Dehesa de Luna

 14/05/2019
la biodiversidad y el viñedo Dehesa de Luna Redsostal

Redsostal.

La conservación del entorno natural, la apuesta por la naturaleza y por la conservación de la flora y la fauna y el compromiso con la tierra son algunos de los valores que, sin duda, impregnan la filosofía de Dehesa de Luna, una finca que ha hecho de la biodiversidad su seña de identidad y que ha conseguido con ello aportar un valor añadido a sus vinos. Alrededor de 3.000 hectáreas de naturaleza virgen conforman un terreno en el que conviven distintas especies vegetales y animales para crear un ecosistema propio capaz de generar productos ecológicos de la máxima calidad. Vinos tintos y blancos, aceite de oliva virgen extra, harina o frutos secos son algunos ejemplos de lo que esta tierra ofrece a sus moradores.

Y es que proteger este espacio natural privilegiado en pleno corazón del Campo de Montiel ha sido siempre uno de los objetivos de los promotores de esta dehesa. Alrededor de 83 hectáreas de viñedo rodeado de un paisaje singular poblado de olivos, todo tipo de vegetación, cereales, leguminosas y aves como águilas, milanos, halcones, avutardas o perdices rojas. Por ello, aplican a sus viñedos medidas basadas en la reducción a la mínima expresión de la intervención humana y en aprovechamientos más suaves para proteger el entorno y la biodiversidad de su finca, entre las que destacan el cultivo ecológico en todo el terreno, el uso racional del agua para el riego, el uso de paneles solares como fuente de energía en la bodega o la utilización de la madera de la poda de los viñedos para incorporarlos al suelo y aumentar así su fertilidad. Propuestas pensadas para el uso racional de los recursos naturales y para el mantenimiento y conservación de la biodiversidad de este especial ecosistema vitivinícola.

Toda esta apuesta se debe a que la conservación de la biodiversidad es una oportunidad estratégica para el sector, que es mucho más que conservar la flora y la fauna del entorno en el que se asienta. Es manejar adecuadamente los recursos naturales, es actuar contra el cambio climático, es conservar las variedades autóctonas y es apostar por la calidad frente a la cantidad. Así, la biodiversidad aporta importantes ventajas a los viñedos que, como Dehesa de Luna, apuestan por ella. El aumento de la productividad, la mayor disponibilidad de alimento para la fauna, la prevención de la erosión del suelo, el aumento de la presencia de fauna polinizadora, la mejora del microclima de la zona y del paisaje agrario, la eliminación de productos y residuos químicos y nocivos para el medio ambiente o el mantenimiento del ciclo hidrológico son solo algunas de ellas. Asimismo, todo esto es importante para el control de plagas, ya que la presencia de otras especies vegetales en el viñedo favorece la presencia de especies y organismos beneficiosos para evitar la aparición de plagas de la vid. Además, la biodiversidad en los viñedos produce una mejor gestión de los recursos que, a su vez, lleva a una reducción de costes, por lo que crear un viñedo equilibrado con una apuesta por lo natural contribuirá a mejorar la producción a largo plazo.

La biodiversidad y el viñedo Dehesa de Luna Redsostal

Pero la apuesta por la biodiversidad no termina con el mantenimiento del ecosistema del viñedo, sino que puede llegar mucho más allá. Los productos y las materias primas utilizadas en todo el proceso de elaboración del vino, el cristal elegido para embotellarlo, el medio de transporte utilizado para transportarlo, optar o no por el corcho para las botellas o la energía utilizada en todo el proceso productivo son decisiones importantes que ayudan a la conservación de la biodiversidad y del medio ambiente.

Que todo esto no es una cuestión baladí lo demuestra el proyecto europeo "Erasmus+, iniciativa europea para la mejora de la biodiversidad en viñedos", un programa piloto en el que participan países como Alemania, Portugal, España y Turquía. Se trata de un programa que apuesta por el mantenimiento de la biodiversidad en las regiones vitivinícolas con una clara implicación de las bodegas y sus viñedos. Para ello, proporciona herramientas y asesoramiento para aquellas bodegas que quieran proteger su biodiversidad.

La apuesta por el mantenimiento de cada ecosistema y de los animales, plantas y microorganismos que conviven en el viñedo debe ser una herramienta para el sector vitivinícola, al que, sin duda, aporta una buena dosis de valor añadido. Y es que en un mundo cambiante y globalizado que ha vivido momentos de consumo desmedido, la biodiversidad es un importante valor añadido como elemento diferenciador para la venta de los productos dentro de la tendencia actual de consumo en el que empieza a primar el respeto por la naturaleza y sus recursos.

De todo ello son conscientes en Dehesa de Luna, una finca reserva de la biodiversidad que ha sabido proteger su espacio y ver el valor de sus recursos para crear productos sostenibles y ecológicos de la máxima calidad con prácticas sostenibles en las que el respeto a todas las especies animales y vegetales que habitan el paraje es una prioridad. Pasear por la finca es descubrir un amplio abanico de especies animales, pero también de sus plantas y viñedos, que ocupan tan sólo el 4 por ciento del terreno, en un entorno único y en constante contacto con la naturaleza en el que se aprecia a cada paso el respeto hacia el ecosistema y el medio ambiente.

<< volver