Plataforma de Sostenibilidad Integral Agroalimentaria - Redsostal
Fotos guisantes
Foto Cajas
Foto Masa
Rotación cabecera
Foto Quesos
Jamón
Vino
Barriles

Está viendo:

"El cambio climático es la mayor amenaza a la que se enfrenta la viticultura"

 20/05/2019
Entrevistamos a Miguel A. Torres, presidente de Familia Torres

Entrevistamos a Miguel A. Torres, presidente de Familia Torres. Bodega familiar, internacional y comprometida, tiene la siguiente misión: “de la tierra a la mesa, queremos crear vinos y destilados extraordinarios, con la ambición de promover experiencias memorables en todos los rincones del mundo. Como empresa familiar, transmitimos los valores de la excelencia de generación en generación, y creemos firmemente en la sostenibilidad social, ambiental y financiera, aunando la tradición que hemos heredado con la constante innovación para liderar el futuro”.

Redsostal (R): Sabemos que uno de los objetivos de su empresa es la lucha contra el cambio climático. ¿Por qué? ¿En qué momento decidieron ponerlo como prioridad en su agenda?

Miguel A. Torres (MAT): Porque vivimos de la tierra. El cambio climático es la mayor amenaza a la que se enfrenta la viticultura y el sector del vino en general. No solo aumentan las temperaturas sino que se extreman los episodios meteorológicos: hay más sequía, tormentas, heladas, granizo, etc. Y todo ello afecta de manera directa a la viña, porque es una planta extremadamente sensible. La subida de las temperaturas hace que las vendimias se avancen, y eso provoca un desequilibrio en la maduración alcohólica y la maduración fenólica, es decir que no maduran al mismo ritmo los diferentes componentes de la uva (azúcares, pieles, pepitas, polifenoles, etc.). Esto, a su vez, podría afectar la calidad de los vinos. Así que, si no conseguimos contener la subida de temperaturas, la viticultura, tal como la entendemos hoy, cambiará: no dejaremos de hacer vinos pero serán diferentes.

Fue en 2007, cuando vi el documental de Al Gore “Una verdad incómoda”, que fui realmente consciente de la gravedad de la situación. A partir de ese momento decidimos intensificar todo lo que ya hacíamos para cuidar de la tierra y establecer la lucha contra el cambio climático como una de nuestras prioridades.

R: Tienen un programa destinado a mitigar los problemas del cambio climático, Torres & Earth, ¿en qué consiste?

MAT: El programa ambiental Torres & Earth tiene un objetivo muy claro, pero también ambicioso: reducir en un 30% las emisiones de CO2 por botella del 2008 al 2020 en todo su alcance, desde el viñedo hasta el transporte final. En 2018 conseguimos reducir nuestras emisiones de CO2 en un 27,6% gracias sobre todo al uso de energías renovables, biomasa, eficiencia energética, movilidad sostenible, reducción del peso de las botellas, reforestación, etc.

Además de las medidas de mitigación, Torres & Earth también contempla medidas de adaptación como trasladar los viñedos a mayor altitud o latitud o recuperar variedades ancestrales que sean capaces de resistir mejor el calor y la sequía, lo que las hace especialmente interesantes frente al cambio climático. Desde que pusimos en marcha el programa Torres & Earth hace más de 10 años, hemos invertido más de 15 millones de euros y continuaremos trabajando en esta línea. De hecho, ya nos hemos fijado un nuevo objetivo para 2030: reducir en un 50% las emisiones de CO2 por botella en todo su alcance.

R: De las acciones que componen dicho plan, ¿cuál es la más importante para la empresa?

MAT: Solo conseguiremos alcanzar nuestro objetivo de reducción de emisiones con la suma de múltiples acciones y con la implicación de nuestros proveedores, ya que las emisiones que nos trasladan tienen un peso importante en nuestro balance. Por ello, es importante realizar acciones de divulgación y concienciación sobre la problemática del cambio climático para que todos podamos aportar nuestro grano de arena e intentar contener así la subida de temperaturas. Desde Familia Torres realizamos o impulsamos jornadas sobre esta temática donde participan expertos internacionales, académicos, representantes del sector, etc. para concienciar al sector y a la sociedad.

Entrevistamos a Miguel A. Torres, presidente de Familia Torres

Por ejemplo, el pasado mes de abril celebramos una jornada con unas cincuenta personas entre sommeliers, periodistas, formadores y académicos de varios países que sirvió para profundizar en la problemática que el aumento de temperaturas supone para la viticultura yen las diferentes iniciativas de adaptación y mitigación que se llevan a cabo para reducir las emisiones de CO2, haciendo hincapié en la urgencia de la transición energética.

Y el próximo 5 de junio, celebraremos las VIII jornadas ambientales con la Universidad de Barcelona para debatir si los impuestos a las energías fósiles pueden ser una solución para el cambio climático y para desbloquear la inacción climática por parte de la sociedad y los gobiernos.

También reconocemos a las empresas con las que trabajamos sus esfuerzos para reducir las emisiones de CO2 e intentamos motivar al resto. Por ello, cada año entregamos los premios Torres & Earth dirigidos a nuestros proveedores, y también a aquellos territorios encaminados a la autosuficiencia energética y a aquellos periodistas o comunicadores que ayudan a concienciar a la población.

R: ¿Qué medidas de conservación del medio ambiente llevan a cabo?

MAT: Las principales medidas que llevamos a cabo están relacionadas con las energías renovables, la eficiencia energética, la gestión de residuos, la optimización de los recursos hídricos – ya que el agua también será un problema en el futuro -, etc.

Pero ahora nos estamos focalizando también en las tecnologías CCR (captación y reutilización del dióxido de carbono) para dar un uso alternativo al CO2 que se produce durante la fermentación del vino y que antes ya ha captado la planta durante su desarrollo. Con estas tecnologías, por ejemplo, podríamos establecer una economía circular en la que utilizaríamos el CO2 capturado durante la fermentación del vino para producir combustible como gas metano a partir de energía solar, que a su vez se utilizaría para distribuir el vino.

Hace unos tres años que estamos colaborando con diferentes empresas y universidades para desarrollar estas tecnologías y confiamos en poder empezar a implementarlas en nuestra bodega en 2020.

R: También desarrollan proyectos de investigación para buscar vías de adaptación y mitigación al cambio climático, ¿cuáles son los últimos avances en este ámbito?

MAT: Desde el área de Innovación y Conocimiento de Familia Torres que dirige mi hija Mireia, se están realizando muchos proyectos en el ámbito de la viticultura para hacer frente al cambio climático. Estos proyectos incluyen la recuperación de variedades ancestrales, la selección clonal y masal de las cepas y los ensayos en el campo relacionados con la viticultura de precisión y la capacidad hídrica de los suelos, unos ensayos que forman parte del proyecto Vitis Agrolab en colaboración con el IRTA. Estamos destinando muchos recursos a la investigación en proyectos propios y también participamos en proyectos consorciados, muchos de ellos impulsados o apoyados por la Plataforma Tecnológica del Vino que también preside Mireia. Lo que está claro es que, incluso en el escenario climático más optimista, debemos adaptar la viticultura y es lo que estamos haciendo: estamos cambiando la manera de gestionar el viñedo y las variedades que plantamos o portainjertos que utilizamos, buscando que sean resistentes a la sequía y al calor y ayudando las cepas más vulnerables con técnicas agronómicas que permitan retrasar la maduración y garantizar la calidad de la uva.

<< volver