Plataforma de Sostenibilidad Integral Agroalimentaria - Redsostal
Fotos guisantes
Foto Cajas
Foto Masa
Rotación cabecera
Foto Quesos
Jamón
Vino
Barriles

Está viendo:

El uso eficiente del agua, un compromiso para el sector de refrescos

 13/03/2019
ANFABRA sostenible refrescos Redsostal

Redsostal.

El agua es un elemento básico para la vida y un recurso esencial para el desarrollo sostenible. La historia de la humanidad está muy unida a su disponibilidad y, aún hoy, el acceso al agua potable sigue siendo una asignatura pendiente en muchas partes del planeta. A esto hay que añadir que los recursos hídricos se están viendo aún más limitados por los efectos del cambio climático. El agua incide en cuestiones que tienen que ver con la salud, la seguridad alimentaria o el medio ambiente, por lo que es fundamental actuar para proteger este recurso.
 
El sector de bebidas refrescantes es plenamente consciente de esta importancia. Las empresas llevan años implementando buenas prácticas y apostando por compromisos firmes y medibles para hacer un uso eficiente del agua. Prueba de ello es que se ha reducido un 15% el ratio de consumo desde el año 2010 al 2017 y se sigue avanzando para alcanzar una reducción del 20% en el 2020. Es uno de los compromisos medioambientales del sector. 

El agua es indispensable para numerosas actividades, entre ellas la producción de alimentos y bebidas. Según la FAO, la huella hídrica de la alimentación supone el 70% del gasto mundial de agua. Uno de los retos mundiales para los próximos años tiene que ver con la forma de producir y la cantidad de agua necesaria para ello.

anFABRA sostenible refrescos Redsostal

En las bebidas refrescantes, el agua es el principal ingrediente. Además, se utiliza en los procesos de fabricación, para la limpieza de instalaciones y en el lavado y enjuague de los envases y, en general, para cumplir con los estrictos requisitos de higiene y seguridad alimentaria. Se han conseguido unos niveles muy eficientes en todos estos procesos, con un consumo de poco más dos litros de agua por litro de refresco producido. Es un dato a resaltar, ya que gran parte se emplea como materia prima del propio producto, por lo que el total está muy por debajo de otros sectores de alimentación y es casi la mitad de lo que se emplea para producir otras bebidas.

El uso eficiente del agua forma parte de los Compromisos a 2020 del sector de las bebidas refrescantes, que sepresentaron públicamente en el año 2013 y de los que se hace seguimiento, con la colaboración y el asesoramiento de SEO/BirdLife, PwC y la Universidad Autónoma de Madrid.
 
Porque, además de poner en el mercado una amplia variedad de productos para todo tipo de consumidores, apetecibles y que sacian la sed de forma agradable, el sector de bebidas refrescantes quiere contribuir a cuidar el planeta. Es lo que puede y debe hacer una industria con un importante peso en la economía y en la sociedad española.
 
Los avances están siendo significativos. Ejemplo de ello es que se ha reducido en un 17% el consumo de energía desde 2010 a 2017. Igualmente se han hecho grandes avances en sostenibilidad de los envases que, entre los años 2000 y 2017, se han aligerado un 22% de media. Además, todos son reciclables o reutilizables y se colabora para gestionar los que se depositan en los contenedores una vez consumidos los productos.

AnFABRA sostenible refrescos Redsostal

En lo relacionado con la reducción del uso del plástico PET, el sector está  trabajando proactivamente y colaborando con las administraciones y organizaciones medioambientales. Hay pautas a nivel europeo, a través de la federación, UNESDA, y muchas de las empresas de refrescos cuentan con ambiciosos compromisos que son públicos, entre los que destacan el que todos los envases sean reciclables y el incluir más material reciclado en botellas de plástico PET.

También existe el compromiso de minimizar los impactos en toda la cadena de suministro y en promover la concienciación e información al consumidor. Se trata de que entre todos se avance hacia sistemas alimentarios más sostenibles. Eso implica contar con un modelo productivo en el que se incluya toda la cadena agroalimentaria (agricultores, industria, distribuidores, consumidores) y respetar el medio ambiente. Es decir, un modelo basado en el consumo sostenible y un uso racional de los recursos.

"Está claro que se han alcanzado grandes logros, pero queda mucho por hacer. El sector de las bebidas refrescantes está plenamente comprometido con la protección del entorno y con el uso racional del agua, y sigue avanzando en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU para el 2030", declara Carlota Crespo, del Departamento Técnico y Medio Ambiente de la Asociación de Bebidas Refrescantes (ANFABRA).

<< volver